Mis experiencias en ozonopuntura

04 Ene Mis experiencias en ozonopuntura

Llevo 42 años practicando acupuntura, aunque los resultados son bastantes buenos, hay casos que me cuestan mucho de curar las dolencias. Los dolores son relativamente fáciles de quitar, en el mismo tiempo de su inflamación, desde luego si no hay una lesión orgánica. La ansiedad, el estrés, la depresión, el insomnio también se tratan bien. Pero cuando topo con las enfermedades degenerativas ya es otro canto; La mejoría tarda mucho de notarse. También depende de la reacción energética de paciente. Porqué al fin al cabo los estímulos de las agujas solamente intentar de reforzar el sistema inmunológico del mismo paciente para vencer la enfermedad.

Iba a casa de una señora mayor que sufre dolor de la cadera y ciática, también tiene una insuficiencia renal. Hicimos más de diez sesiones de acupuntura, la señora se mejoró, pero aún le queda con bastante dolencia. Hicimos una sesión de ozonopuntura, la misma noche se descansó muy bien y el siguiente a penas le dolió a penas. Se nota bastante diferencia entre ozonopuntura o simplemente acupuntura. También tratábamos a una señora de mediana edad por su problema de artrosis de la rodilla. Primero una cuantas sesiones de acupuntura se mejoró. Continuamos con un par de sesiones de ozonopuntura se quedó fascinada. También hemos tratado una señora bastante joven por su problema de periartritis humeral que irradia hasta la mano con hormigueo. La misma noche del tratamiento le dolió mucho y le costó reconciliar el sueño. Pero los días siguientes ya apenas le dolió más.

En fin sabemos que la acupuntura, esta antiquísima técnica medicinal aun conserva su eficacia frente a muchas enfermedades. Pero si complementamos con otras técnicas modernas potenciaremos su eficacia y ampliaremos su campo de tratamiento.